logo-fac

Entrevista a Karina Prudencio PDF Imprimir E-mail
Noticias
Viernes, 11 de Agosto de 2017 00:00

karina-prudencio_1.jpg

“Lo femenino y lo indígena han sido silenciados de nuestra historia”

De Kalapurca a la Pataska es el nombre de la performance que Karina Prudencio, Magíster en Artes Visuales de la Pontificia Universidad Católica de Chile, presentará el miércoles 16 de agosto entre las 16:00 y las 20:30 horas en el Espacio Vilches, sala dedicada a exhibir el trabajo de estudiantes de la Escuela de Arte,que por primera vez exhibirá una performance y, al mismo tiempo, el trabajo de una alumna de postgrado.

La preocupación de Karina Prudencio por la cultura atacameña tiene que ver con sus raíces: los Aramayo, una gran familia llena de historias y tradiciones. Vacaciones en las que ella y sus hermanos conocieron los paisajes y pueblos del desierto, y también lo andino en los rostros de las personas. Los sabores, los olores de los chañares, algarrobos, la belleza de los tejidos, la sal y las formas.

En la performance, Karina Prudencio mezcla el lenguaje culinario con el artístico y se presenta  en medio de lo doméstico -representado en ollas, cucharones, bandejas y paños de cocina-, preparando recetas patrimoniales para servira los asistentes. Sobre manteles de hule,  aparecen como telones de fondo las proyecciones audiovisuales entrecruzadas que muestran el proceso de manufactura, haciendo un trabajo narrativo en loop y otra en donde se entrega la comida-obsequio por parte de la creadora en las tierras donde se produce y nace la Pataska (San Pedro de Atacama).

karina-prudencio_2.jpg

¿En qué consistió el proceso de investigación de esta performance?

Consistió  en revisar mi historia y la historia de mi familia. El mirarse, el preguntarse cosas que nadie se preguntó hasta ahora. Eso se convirtió en mi memoria de obra. Como también consistió en buscar y preguntar muchas cosas que quisieron encontrar una respuesta en la comida y en la entrega de un plato al espectador. Hice muchas partes, fragmentos, experimentos.

¿Por qué eliges kalapurca y pataska como preparaciones centrales de tu performance? ¿Qué características posee cada una de estas preparaciones?

Kalapurcaes una comida Aymara que mi tía Nancy Alanoca me enseñó en su pueblo Belén, en el altiplano de Arica. Cuando empecé a indagar en lo andino desde la performance comencé desde una mirada más global, sin imitar o copiar un rito,si no que comenzando un camino de búsqueda de algo que desconocía. El año pasado al visitar San Pedro de Atacama y logro conversar con distintas personas, aparece una nueva mirada y un nuevo plato para mí: la Pataska. Este plato es una forma de plasmar lo Atacameño, lo propio que identifica a un pueblo, una cultura que se traslada y desplaza a un territorio de arte, sin pretender más que transferir algo a otro, a ser parte de una comunidad y provocar un espacio de encuentro entre personas. Eso me hace creer en lo que hago.

¿De qué forma esta performance es un acto de reivindicación para ti?

Es una historia familiar, pero también de muchas familias, tiene que ver con el ser indígena en Chile, con esos temas que se ocultan cuando las personas llegan a la ciudad y lo indígena se olvida, se esconde. Creo que no se puede explicar más porque eso está en la performance, esta es la parte que hay que vivir, por eso el espectador será parte de la performance.

¿Por qué es importante reconocer lo indígena y lo femenino como un conocimiento?

Porque es también lo que ha sido silenciado en nuestra historia, lo femenino y lo indígena es parte de la memoria, la identidad y sin embargo no es valorado como pilares en nuestra historia como país. Los espacios femeninos tampoco, por eso hay que visualizarlos, hacerlos presencia y vivirlos.

¿Las proyecciones audiovisuales a qué tipo de escenas corresponden?

Corresponden a lo que se pierde, nadie ve… el trabajo femenino, el trabajo de preparar, de dedicar ese tiempo para la preparación de un plato y todo eso es un recuerdo, una respuesta, una mirada, un acercamiento, es todo eso, como también son telones y una capa sobre la acción que sucede en el lugar.

¿Fueron circunstancias reales o fueron preparadas para esta performance?

Que difícil hablar de realidades, creo que en una performance todo es real, como en la vida.

karina-prudencio_3.jpg

Créditos fotográficos: Videos still de Pataska, cámara y edición de Viviana Corvalán (2016, San Pedro de Atacama). Cortesía de la artista.