logo-fac

Marco Bizzarri en Espacio Vilches PDF Imprimir E-mail
Noticias
Lunes, 04 de Septiembre de 2017 15:01

DSC_0607_copia.jpg

Fotografías, instalaciones y grabados que remiten a los huesos y herramientas encontrados por el artista en una residencia en el pueblo de Los Choros (Región de Coquimbo), que evocan la intoxicación que viven los animales y las personas que viven y mueren en la localidad.

Desde el 14 de septiembre al 6 de octubre de 2017, el artista Marco Bizzarri — cofundador de De Facto Colectivo—se presenta en Espacio Vilches ‘Anótese cuidadosamente su procedencia’, su cuarta muestra individual correspondiente a la segunda etapa del proyecto investigativo que inició en su residencia en Agentes Residentes en Choros (ARC), localidad ubicada a 600 km. al norte de Santiago, donde junto a Paula Solimano —curadora del proyecto y cofundadora de De Facto—, estudiaron la historia y situación actual del lugar y construyeron obra visual en torno a uno de los problemas más contingentes y menos regulados en el país: el impacto ambiental y social de la industria minera.

A diferencia de la primera etapa, en la que el artista erigió una serie de intervenciones site-specific en el paisaje, instalaciones de gran envergadura que rozaron lo relacional y marcaron el inicio del ciclo de residencias del nuevo proyecto cultural de la zona, fundado y dirigido por Rosa Velasco; en esta ocasión, Bizzarri presenta un cuidadoso despliegue y orden de los elementos encontrados, y con la redacción de textos de Antonia Taulis, hizo un nuevo barrido y seleccionó otra parte de los materiales recolectados en Los Choros: huesos y herramientas que remiten al trabajo humano y la muerte, de su proceder e incidencia sobre la vida y el final de las cosas. 

banner_-_anoětese-espacio_vilches.png

Más de 500 huesos recogidos en los alrededores de los enormes depósitos de relave en la comuna de La Higuera. El artista los enumera y cataloga reproduciendo arbitrariamente aquel primitivo protocolo de “determinar la procedencia”, en un intento por entrelazar el proceso inicial de un posible proyecto minero, y la fatales consecuencias para miles de animales y personas por intoxicación.

 

En la exposición se plantea un cruce disciplinar entre fotografía, grabado e instalación. El elemento común a cada obra es la remisión a una forma de estudio geológico específico al que antiguamente eran sometidas las rocas con el fin de determinar el potencial del suelo al comenzar un proyecto minero. El título de la muestra alude al primero de ellos: determinar la procedencia.