Escena local de archivos teatrales se reúne en Campus Oriente

Archivos teatrales UC
Entre el 20 y 23 de marzo, expositores internacionales y de la escena local abordaron desde diferentes ángulos el papel del archivo teatral en relación a la creación, el patrimonio, los repositorios, el registro y la fotografía.

La tercera semana de marzo se desarrolló el primer encuentro de archivos de teatro “Archivo abierto: prácticas y alianzas teatrales en el siglo XXI”, organizado por el Centro Teatro y Sociedad UC con la colaboración de la Escuela de Teatro e Instituto de Letras UC, el Centro Cultural Gabriela Mistral (GAM) y en Escuela de Teatro de la Universidad de Playa Ancha.

De acuerdo a Andrés Grumann, académico de la Escuela de Teatro, el debate respecto al archivo en Artes en general y del archivo en Teatro, en lo particular, permite dar a conocer los modos en que tanto la academia como las prácticas creativas del teatro performan el ejercicio de archivar y permite, a su juicio, “expandir el debate respecto a la memoria, los recuerdos y, no menos importante, la pregunta por la generación de conocimiento con todo ese material. De allí que lo discutido durante el encuentro, levante la pregunta por el lugar de la investigación historiográfica del arte y la práctica teatral en nuestro país”, explica.

Para Milena Grass, académica de la Escuela de Teatro: “Fue un excelente espacio de intercambio para las personas que están trabajando en Chile en el tema de archivos y teatro en un sentido muy amplio: desde lo más institucional a experiencias más privadas, desde el archivo material clásico a iniciativas digitales, entre otras”. La académica confiesa haber quedado gratamente sorprendida de la pertinencia y contingencia del encuentro, “vimos el interés de los expositores en participar, pero también la convocatoria e interés del público. Se nota la necesidad de estos espacios de discusión, pero también la gran energía y vida del trabajo sobre nuestro pasado teatral y su relación con la creación artística presente”, afirmó.

Durante cuatro jornadas, distintos profesionales del medio nacional compartieron junto a tres expertos internacionales, el Dr. Joel Anderson, académico de The Royal School of Speech and Drama de la Universidad de Londres (Inglaterra), experto en fotografía, teatro y en metodologías de investigación a través de la práctica; el Dr. Luc Van den Dries, experto en teatro post-dramático e investigación de procesos de creación teatral, académico de la Universidad de Amberes (Bélgica); y el Dr. Peter Marx, historiador del teatro y director del Archivo Teatral de la Universidad de Colonia (Alemania), uno de los centros más reconocidos en Europa.

Desafíos para la escena local

Según el análisis del Dr. Peter Marx, uno de los desafíos más próximos para la archivística teatral en Chile, es la transición a la institucionalización: “Por más reacios que todos estamos a la formalización de las estructuras organizativas y las iniciativas culturales, creo que se requiere una cierta cantidad de esto para garantizar la transición de colecciones individuales a recursos académicos. Este proceso implica aspectos logísticos (incluso, apenas me atrevo a decirlo, burocráticos), pero también cuestiones de vivienda y financiación. Un archivo está construido para el futuro, no solo en su enfoque sino también en su misión”, puntualiza. Al respecto, Milena Grass plantea que debe existir una institucionalidad a todo nivel que dé lineamientos para resguardar el patrimonio, así como fondos para apoyar el trabajo de archivos, “sobre todo en lo que se refiere a archivos físicos que están en condiciones muy precarias de conservación. Esto porque el nivel de trabajo y discusión es notable y no siempre se ve acompañado por condiciones materiales ad hoc”, enfatiza la académica.

El historiador alemán recomienda que, para evitar que los archivos teatrales se conviertan en meros espacios de almacenamiento, el intercambio académico debe ser obligatorio y prioritario: “Supongo que, dado el ambiente de excelencia académica que pude presenciar, sembrar las raíces para un interés constante y el intercambio sería de gran ayuda. Tal vez en forma de Escuelas de Verano o iniciativas comparables, con el fin de fomentar también las generaciones futuras y permitir la cooperación entre las diversas instituciones”. Pía Gutiérrez, académica de la Escuela de Teatro y el Instituto de Letras, coincide en el pronóstico: “Es importante unirse no para centralizar los archivos o los proyectos, sino para generar condiciones para la preservación, organización y usabilidad de los archivos. Trabajar en red permitiría desde abaratar costos hasta unir fuerzas por políticas sobre archivos o gestión documental en teatro o en artes, así como lograr acuerdos que dejen que nuestros proyectos dialoguen y den un acceso mayor, más transparente y fácil a otros investigadores a la comunidad en general”.

Además, Pía Gutiérrez plantea que si bien existe una tradición en torno a los archivo teatrales, conocer la especificidad de los archivos sobre la escena o los procesos creativos para el teatro es clave e implica desafíos como la formación técnica, infraestructura, recursos y protocolos institucionales: “Es muy importante el entusiasmo y gran número de proyectos independientes pero para la durabilidad de estos proyectos, para la conservación de documentos y la creación de archivos que nos superen como individuos se necesita un soporte mayor. Es alucinante pensar que lo que preservamos hoy puede ser un disparador creativo, intelectual o quien sabe de qué en cientos de años más”, asevera.

No obstante, para el Dr. Peter Marx, el diagnóstico de la escena local es positivo: “Estoy impresionado por la vitalidad de la escena de los archivos teatrales chilenos, ya sea que se centren en conjuntos individuales, lugares o períodos. Especialmente, del compromiso de muchos jóvenes académicos, vital para el futuro desarrollo del campo. Es impresionante ver que muchas de las iniciativas que pude encontrar también están muy involucradas en el uso de procedimientos y tecnologías digitales, no solo para almacenar y presentar material de archivo, sino también para organizarlo. Este es, sin duda, el camino a seguir en el futuro”.

En la fotografía, el equipo organizador junto a los invitados internacionales. De izquierda a derecha:
Pablo Cisternas, Andrés Grumann, Pía Gutiérrez, Luc Van den Dries, Joel Anderson, Peter Marx y Milena Grass.