Escuela de Teatro UC recibe a destacados académicos de la Universidad de Notre Dame

Anton Juan Escuela de Teatro UC

Los académicos Anton Juan y Anne Garcia-Romero de la Universidad de Notre Dame, Estados Unidos, asistieron a la Escuela de Teatro UC a realizar el proyecto “Teatro Pensado”, en el que estudiantes de tercer año participaron de un taller práctico y egresados participaron del montaje de una obra.

Desde agosto a noviembre, la Escuela de Teatro UC recibió la visita de dos académicos del Departamento de Cine, Televisión y Teatro de la Universidad de Notre Dame, Anton Juan y Anne García-Romero, en el marco de las becas de colaboración que la Fundación Luksburg entrega a la universidad estadounidense, para que desarrollen proyectos de investigación en conjunto con diversas áreas académicas de la Universidad Católica de Chile.

El proyecto constó de dos instancias, la primera correspondiente a un curso práctico dictado a estudiantes de tercer año de la Escuela de Teatro, y la segunda, a un taller para egresados de la Universidad, que culminó con el montaje de la obra Tuko! Tuko!, o la princesa de la luna lagartija, que se presentó durante las últimas dos semanas de noviembre en el teatro DUOC UC.

La obra, que obtuvo el segundo lugar del Premio Internacional Alexander Onassis para Dramaturgia, fue escrita por Anton Juan en 1997, y desde entonces, ha sido representada en Grecia, Filipinas, y distintas partes de Estados Unidos. Tuko! Tuko!, o la princesa de la luna lagartija cuenta la historia de Mulawin, un joven actor Filipino que viaja a Japón para estudiar Butoh y que en el proceso de su viaje se encuentra con la historia de su país, reencarnando los recuerdos de una de las miles de “mujeres de consuelo”, secuestradas por los japoneses en la Segunda Guerra Mundial para esclavizarlas sexualmente. Mulawin es invadido por el espíritu de una esclava sexual filipina, asesinada por Fujio, un miembro de La Pandilla y jefe de bailarinas exóticas convertidas en esclavas sexuales. Transformado en la princesa de la luna lagartija, Mulawin reclamará justicia en nombre de aquellos cuyas historias que han sido silenciadas, fusionando el terror y el eros.

La situación de las mujeres de solaz (de consuelo), las mujeres que fueron esclavas sexuales, sigue siendo un tema importante de discutir porque todavía existen voces en Japón que niegan que estas mujeres fueran obligadas. En octubre pasado, Osaka cortó los vínculos con la ciudad estadounidense de San Francisco, porque esta ciudad inauguró una estatua de homenaje a estas mujeres”, explica Anton Juan acerca de la vigencia de la historia que lleva abordando por casi 20 años, a través de esta obra.

De acuerdo al director, la recepción de esta obra es muy poderosa porque habla de asuntos que son globales. “Hasta ahora hay esclavas sexuales contemporáneas de Tailandia, Georgia y Filipinas en Japón, que bailan por las noches en los bares y que son esclavas sexuales requeridas por 30 hombres cada día. Es un crimen”, cuenta.

Para la actriz UC, Colomba Horta, el montaje de esta obra ha significado un aprendizaje gigantesco en muy poco tiempo, no solo por el trasfondo cultural de la historia, sino que también por el trabajo realizado con Anton Juan, “la oportunidad de cruzar fronteras, la posibilidad de tenerlo a él que es una eminencia a nivel internacional y absorber todo el conocimiento que uno pueda absorber en esto en poco tiempo”, explica la egresada de la Escuela de Teatro UC.

Además, Colomba Horta cuenta lo desafiante que fue para todo el grupo asumir los aspectos técnicos del montaje “tuvimos que manipular estos muñecos del bunraku (teatro de marionetas) que es una técnica que los actores practican toda su vida, que se dedican a esto; y además tuvimos que aplicar el butoh (danza de origen japonés). Anton nos trató de alejar del realismo occidental, entonces hubo mil cosas que modificarnos antes de poder enfrentarnos a este proceso”, comenta la actriz UC.

De acuerdo a Anton Juan, después de haber montado la obra en otros países percibe en Chile un teatro mucho más crítico que, por ejemplo, el de Estados Unidos: “Allí es muy difícil explicar situaciones sociales porque tienen una sociedad que es muy dada a creer en el sueño americano”.

Con respecto al curso de teatro colaborativo que realizó a estudiantes de tercer año de la Escuela de Teatro, Anton Juan explica que los estudiantes escogieron objetos en relación a dos conceptos elegidos por ellos, la migración y el género, y desde la semiótica, que es el campo de hacer significación, tomaron estos objetos y vieron cómo fueron transformándose en una obra de teatro. “Cuestionamos la idea de la taxonomía y las significaciones que son imposición, a veces, de la sociedad. Cómo es el efecto en la sociedad”, explica el director.

La Fundación Luksburg comenzó este programa de becas en 2013 con Notre Dame International y el Instituto Kellogg para Estudios Internacionales, con el fin de alentar la colaboración entre Notre Dame y la Universidad Católica, y promover su investigación. Las becas han sido otorgadas a lo largo de los años a más de 40 proyectos en 20 disciplinas.