Coproducción infantil de Teatro UC se presenta en Bolivia

coproduccion infantil de teatro uc se presenta en bolivia

La adaptación musical del cuento infantil “Historia de una gaviota y del gato que le enseñó a volar” aterrizó en el país trasandino para presentarse en el XII Festival Internacional de Teatro de Santa Cruz de la Sierra, después de presentarse en varios escenarios nacionales, incluyendo el de los teatros regionales de Rancagua y el Biobío. 

En menos de tres años “Historia de una gaviota y del gato que le enseñó a volar” se ha trasformado en todo un fenómeno del teatro familiar. Estrenada en julio de 2017, en el marco del festival Famfest, la obra ya suma más de 15 mil espectadores entre sus funciones en sala y las que ha tenido en diversos festivales, entre ellos el de Quilicura y Santiago a Mil. Solo a principios de abril, el montaje fue visto ante cerca de 900 personas en el Festival de Teatro del Bio Bío.

Pero la versión musicalizada del hit literario de Luis Sepúlveda no para. A fines del mes pasado, la coproducción de la compañía Teatro del Canto y Teatro UC alzó el vuelo y llegó a la versión número 12 del Festival Internacional de Teatro de Santa Cruz de la Sierra, en Bolivia. Allí, el relato lleno de cantos, gestos y objetos, e interpretado por las actrices María Izquierdo y Elvira López Alfonso, y el músico Cristian Molina, cautivó a niños y adultos.

“La experiencia fue exitosa desde todo punto de vista. Primero, fue sacar de Chile nuestro querido trabajo con esta historia que ha recorrido el mundo entero a través del libro y también de versiones teatrales y cinematográficas, pero que en nuestra versión solo había visto escenarios nacionales. El equipo que hemos conformado con las giras en regiones ya se ha afiatado mucho y es un agrado comprobarlo en el extranjero”, cuenta Elvira López Alfonso, quien no solo es parte del elenco, sino que junto a Izquierdo es también parte de la dirección de la obra. Y agrega: “La gente de la organización del festival, sobre todo el equipo técnico, fue increíble y demostró un nivel de fraternidad que da lecciones”.

Detrás del romanticismo que implicó la hazaña, sin embargo, hubo detalles que la producción del montaje cuidó para que las dos funciones que debían realizar salieran bien. “El espacio que nos tocó era una sala pequeña -con cerca de 200 butacas-, de recursos sencillos y mucha poesía. Mandamos a hacer la escenografía en Bolivia, así que todo en ese campo era nuevo también”, revela la actriz.

“Las funciones fueron muy emocionantes, nosotros estábamos nerviosos de presentar esta obra que habla sobre gatos de mar, así que le pregunté a varios compañeros de trabajo bolivianos qué pensaban de eso. Uno de ellos me dijo “nosotros somos hermanos, los políticos tienen los problemas, nosotros hagamos teatro juntos”, confiesa la directora-actriz.

Sobre la trascendencia que tiene para “Historia de una gaviota y del gato que le enseñó a volar” y para el Teatro UC mostrar las obras fuera de las fronteras, Andrés Kalawski, director artístico de la sala universitaria, explica: “Las giras internacionales son una manera no solo de mostrar nuestro trabajo fuera, sino de abrirnos cabeza y corazón a otros teatros y otros públicos. La circulación internacional es difícil, pero vital en un mundo lleno de viajes y migraciones. Nuestro trabajo, aunque anclado al territorio, no puede pensarse solo en nuestras fronteras”.

Para Elvira López Alfonso el éxito que ha tenido la obra desde su estreno bien podría resumirse en tres factores: “Una buena historia, llena de sentimiento, valor, honor y personajes entrañables; el formato canta cuento: quisimos apostar a un formato musical, pero que mantiene el relato como constructor de realidades y ficciones que el espectador completa con su imaginación; y el teatro familiar , una historia para niños de 1 a 99 años, dice el libro en su primera página , y es lo que logra este montaje, reunir a la familia y hacer que todas las edades se encuentren como niños".