Música barroca y contemporánea marcan el repertorio de agosto del Instituto de Música

En uno de los meses más activos de la Temporada de conciertos 2019, entre el 4 y 29 de agosto, el IMUC presentará cinco conciertos: un repertorio de música de la corte de Luis XIV, obras de Johann Sebastian Bach, Franz Schubert, llegando a piezas creadas en siglo XX.

Durante agosto, miembros del Instituto de Música UC (IMUC) realizarán cinco conciertos que invitan al público a escuchar diferentes repertorios, algunos dados por el lugar de procedencia de las obras, por un periodo creativo y otros por el estilo musical de sus compositores. Estos conciertos se ejecutarán con una variada gama de instrumentos bajo el formato de música de cámara.

Los conciertos comienzan el domingo 4 de agosto, con el Concierto 11 de Bach Santiago, equipo convocado por el fallecido maestro Víctor Alarcón, cuyo objetivo es interpretar la integral de cantatas del compositor barroco. El repertorio de este concierto corresponde a las cantatas 56, 82 y 158, tres obras de carácter sacro que hablan sobre la vida del individuo cristiano haciéndose cargo de su propia fe, la muerte y algunos pasajes bíblicos, como el Evangelio de Lucas.

La siguiente fecha corresponde a Música contemporánea de Estados Unidos, concierto interpretado por el Ensamble de Música Contemporánea UC, dirigido por Aliocha Solovera, que presentará cuatro obras de compositores estadounidenses del siglo XX quienes, de acuerdo al profesor Tomás Koljatic, no corresponderían a músicos “que hayan sido especialmente iconoclastas o rebeldes frente a las instituciones en comparación con sus colegas europeos, sino que más bien tenían una actitud más indiferente y buscaban encontrar soluciones propias a problemas estéticos”, esto, sin una mayor referencia a la academia y a las tradiciones musicales del Viejo Continente. La selección de obras lo componen «The Unanswered Question» de Charles Ives, «Dream Sequence (Images II)» de George Crumb, «Sonatas and Interludes» para piano preparado de John Cage, y «Octet» del neoyorkino Steve Reich. Cada una de las obras explora la personalidad de sus autores, sus biografías y las distintas maneras para aproximarse a la cambiante y agitada sociedad norteamericana del último siglo.

La temporada de agosto continúa con la participación del Cuarteto de Saxofones Oriente y su concierto El cuarteto de saxofones en la música chilena y americana actual. “Al tratarse de un instrumento relativamente nuevo, el saxofón y el formato de cuarteto no cuenta con una tradición musical tan extensa en comparación con los violines”, explica Tomás Koljatic, “por tanto -continúa- este se convirtió en el instrumento predilecto para encarnar la versatilidad y homogeneidad tímbrica en la era moderna”. Compuesto por saxofones sopranos, alto, tenor y barítono, la agrupación interpretará el «Cuarteto para saxofones Op. 28» de Alfonso Letelier, «Tres danzas sencillas Op. 1 C» de Miguel Pinto Campa, «Salida del agua» de Sergio Berchenko, los «Tres preludios» de George Gershwin, y «Homenaje», del director santiaguino David Serendero. Con ritmos latinoamericanos y neoclásicos, el repertorio explora el vínculo entre el mundo de la música docta y popular.

A mediados de mes, se presentará en dos ocasiones el pianista y profesor Mario Alarcón Canales, con un programa marcado por la última sonata escrita por Franz Schubert, «Sonata para piano en si bemol mayor, D. 960», y dos obras de Frédéric Chopin, «Sonata no. 2 en si bemol menor Op. 35» y «Nocturno en mi bemol Op. 55, no. 2». Las obras seleccionadas para Marcha fúnebre representan la transición musical del período clásico al romanticismo, presentando algunas características en común la una de la otra, tal como la estructura en cuatro movimientos. Sin embargo, Tomás Koljatic destaca las diferencias entre ambos compositores, aun cuando sólo 11 años separan a las obras seleccionadas “no son solo once años sino una revolución, o mejor dicho, una temporada revolucionaria”, refiriéndose al Levantamiento de noviembre de 1830 por parte del Reino de Polonia en contra del Imperio ruso. Dicha revolución determinó el exilio de Chopin, al igual que su predisposición a las composiciones románticas con fuerzas narrativas que lo condujeron a estilos menos convencionales. Para el caso de Schubert, sus solitarios últimos años de vida dotaron a sus obras póstumas de una mayor experimentación y dimensión personal.

Posteriormente, el Estudio MusicAntigua UC realizará en dos fechas Toutes les sonneries du monde: música de cámara en la Francia de los Luises, cuyo título especifica el hilo conductor de las obras seleccionadas; música de la corte de la monarquía francesa en el siglo XVII y XVIII. Dicho ambiente estaría marcado por la fuerte figura de Luis XIV, quien reguló los estilos artísticos mediante convenciones que darían lugar al barroco francés. Sin embargo, comenta el profesor Koljatic, el período artístico estaba también altamente influenciado por la imaginería romana y obras italianas de la época. La sucesión al trono por parte de Luis XV, quien lo haría con tan solo cinco años, significó una mayor libertad para los compositores de poder integrar mayor cosmopolitismo a sus obras. Por ello, el repertorio de Estudio MusicAntigua UC contempla el variado uso de violas da gamba, violines, flautas, clavecín, entre otros. Las obras seleccionadas son «Sonnerie de Saint Genèvieve du Mont-de-Paris» de Marin Marais, «Deuxième Récréation de Musique Op. 8» de Jean-Marie Leclair, «Pièces de Clavecin en concerts N°5» de Jean-Philippe Rameau, y «Suite en mi mineur» de Marin Marais.

Cerrando el mes, y extendiéndose también a septiembre, el Cuarteto de Cuerdas Surkos presentará Rejoice!, concierto que invita a los espectadores a deleitarse con un repertorio contemporáneo de autores de diversas procedencias. Para esta ocasión, el cuarteto contará con Miguel Villafruela (saxofón), María Gabriela Olivares (violonchelo) y Luis Castro (guitarra), como invitados. La variada selección de obras la componen: «Sonata Bulgarica» de Atanas Ourkouzounov, la que combina la estructura neoclásica del siglo XX y la tradición propia de la música búlgara; «Rejoice!» de Sofiya Gubaidúlina, cuya obra se centra en las meditaciones del pensador religioso ucraniano Grigori Skovoroda; «Fuga no. 2» del compositor chileno Jorge Peña Hen, asesinado por la “Caravana de la muerte” en 1973 y la obra «Guernica», del checo Alexej Fried, cuyo título evoca el bombardeo al pueblo vasco durante la guerra civil española.

La música de cámara se caracteriza por un número reducido de intérpretes y la ausencia de director, lo que permite que cada uno de los músicos tenga que coordinarse con el resto para una correcta ejecución, dando lugar a una relación horizontal entre profesionales.

Para todas las fechas, la entrada a los conciertos es liberada. El lugar de presentación y los horarios se detallan a continuación:

Concierto 11 de Bach Santiago:
Domingo 4, 18:00 h.
Iglesia Luterana El Redentor. Lota 2330, Providencia

Música contemporánea de Estados Unidos:
Martes 6, 19:30 h.
Sala A1. GAM. Alameda 227, Santiago

El cuarteto de saxofones en la música chilena y americana actual:
Martes 13, 19:30 h.
Sala A1. GAM. Alameda 227, Santiago

Marcha fúnebre:
Jueves 15, 13:00 h.
Auditorio Complejo Andrónico Luksic Abaroa. Vicuña Mackenna 4860, Macul.
Martes 20, 19:30 h.
Sala A1. GAM. Alameda 227, Santiago

Toutes les sonneries du monde: música de cámara en la Francia de los Luises:
Jueves 22, 13:00 h.
Auditorio Complejo Andrónico Luksic Abaroa. Vicuña Mackenna 4860, Macul.
Martes 27, 19:30 h.
Salón de Honor UC. Alameda 340, Santiago.

Rejoice!:
Jueves 29, 13:00 h.
Auditorio Complejo Andrónico Luksic Abaroa. Vicuña Mackenna 4860, Macul.
Martes 3 (septiembre), 19:30 h.
Salón de Honor UC. Alameda 340, Santiago.