Carmen Vicente: “La mujer debió garantizar el respeto y la memoria de la naturaleza en la evolución de los pueblos”

carmen vicente campus oriente uc

Con una alta convocatoria, la charla realizada en Campus Oriente en el marco del Día Internacional de la Mujer Indígena, abordó el significado de los altares personales, los principios de los cuatro elementos y el origen de la espiritualidad.

Este jueves 5 de septiembre, Campus Oriente abrió sus puertas a la curandera ecuatoriana Carmen Vicente para la realización de la charla «El arte de los altares». La actividad fue organizada por el grupo Culturas, pueblos y creencias del Centro de Estudios de la Religión (CER) como parte de su programación anual, en colaboración con la Facultad de Artes y el Instituto de Estética.

La actividad contó con la presencia del decano de la Facultad de Artes, Luis Prato, la profesora de la Escuela de Teatro, Gala Fernández, la profesora del Instituto de Estética, Claudia Lira, la cantautora chilena Natalia Contesse, además de estudiantes y académicos interesados en el encuentro.

Luego de las palabras de presentación y agradecimientos de la profesora organizadora, Gala Fernández, la chamana comenzó su exposición agradeciendo que se recuerde a la mujer indígena en un espacio universitario, además de celebrar la presencia de quienes asistieron voluntariamente “para aprender sobre un tema poco usual en las universidades”. Acto seguido, la chamana dirigió la atención de los presentes al altar previamente confeccionado en pleno aulario, sobre el cual giraron las distintas temáticas que fueron surgiendo durante la exposición y en las rondas de preguntas.

El altar, enseñó Carmen Vicente, correspondía a una mesa andina (manta que funciona como altar portátil en el que se distribuyen piedras y objetos de importancia y alto valor espiritual), que “sirve como un punto de referencia para dirigir la energía y convocar las intenciones”.

altar carmen vicente campus oriente uc

Durante su exposición en el Aulario 1, la curandera explicó que antiguamente los altares eran utilizados para vincularse con los cuatro valores que “hacían posible la creación de la vida, la celebración de la muerte y el sueño del futuro”. Estos cuatro valores, correspondientes a la tierra, el agua, el fuego y el aire, estuvieron presentes en cada civilización durante sus procesos de comprensión del mundo, los que posteriormente fueron adaptados en las distintas religiones y filosofías.

“A través del oro los indígenas reprodujeron el Sol, luego las creencias reprodujeron el Sol mediante el cáliz de la religión cristiana, y dentro de este colocaron la hostia para representar a la Luna, y así los pobladores de aquí fueron siguiendo las mismas imágenes que hemos seguido siempre, pero de manera más desapercibida (...), hoy cuando se habla de ecología, realmente se habla de la preservación de estos cuatro valores”, ejemplificó.

También expresó, en vista de la fecha que la convocó al Campus Oriente, que a pesar de que la mujer no suele ser reconocida en las comunidades como chamana (título ostentando más frecuentemente en hombres), estas siempre tuvieron un rol activo en las tradiciones. “La mujer parió, dio de alimentar a los hijos. La mujer probó las plantas y les puso nombres. Ella sabía hasta cuándo tenía leche y qué cosas debían comer los niños. La Tierra da y reparte, mientras la mujer descubrió y repartió, entonces ella debió garantizar el respeto y la memoria de la naturaleza en la evolución de los pueblos, por lo que su rol nunca estuvo separado de los altares”, sostuvo.

carmen vicente campus oriente uc dia mujer indigena

Así, Carmen Vicente fue aclarando, con su marcada personalidad y espontaneidad, más detalles sobre los altares de los pueblos originarios, en un ejercicio de reconstrucción sobre el origen de las prácticas rituales a favor de una espiritualidad más vinculada con la naturaleza.

Luego de la exposición fue el turno de la ronda de preguntas, en donde la comunidad tuvo la oportunidad de formular interrogantes para profundizar más sobre la vida de la chamana y sus enseñanzas. Las preguntas trataron sobre el sincretismo religioso en la construcción de los altares, el vínculo de la mujer con las prácticas espirituales, la concepción del arte, la salud, entre otros.

Para cerrar la actividad, Carmen Vicente tomó un momento frente al altar para desear salud y fortuna a los presentes, además del rigor en el aprendizaje y fraternidad de la comunidad universitaria.