Agustín Flores estrena radioteatro trans que se puede escuchar por Internet

radioteatro los ladridos de bolonia agustin flores

Estudiante del Magíster en Artes dirige y protagoniza una versión sonora de la obra “Los ladridos de Bolonia”, que se presenta hasta el 4 de noviembre en el proyecto organizado por Territorio Teatral en la región de Los Lagos.

 

“Para instalar la obra en el espacio de Puerto Montt me pregunté qué es eso que está siempre presente en este territorio. Y lo que hay es mucha lluvia y humedad, y eso lo voy mostrando en la obra”, dice Agustín Flores (30) sobre los sonidos que salió a buscar y capturar para ambientar “Los ladridos de Bolonia” (Cristofer Caro, 2017) en la región de Los Lagos.

—Le mandaba horas y horas de lluvia al diseñador sonoro. Lluvias con tormentas, lluvias con viento. Acá le llaman “viento silbador”, porque de tan fuerte llega a silbar. Y ese viento no lo vas a encontrar en Santiago, ni en San Pedro en el norte, que es fuerte también pero no se escucha igual. Soy mucho de registrar cosas, ya sea con fotos, con audios, con apuntes. Entonces para esta obra recuperé registros anteriores, como puertas, ciertos pasos y cosas así.

En un principio la invitación de Territorio Teatral (red de compañías de Teatro de la región de Los Lagos) era para realizar un montaje en Casa Teatro de Puerto Montt, pero con la pandemia sanitaria se cambió por producciones de radioteatro que actualmente se pueden escuchar aquí:vimeo.com/territorioteatral. Pero en lugar de ver este cambio de formato como un problema, Agustín con su compañía Periferia Teatral aprovechó la oportunidad para continuar con su investigación sobre las representaciones de los discursos trans en el teatro, dirigiendo y actuando en esta obra sobre cuatro mujeres que habla de la dictadura, del machismo, de la clase y la diversidad sexual.

"Todes somos libres para hablar de todo y hay públicos para todes. Pero creo que el resultado, si no hay una experiencia o un trabajo personal intenso de querer conocer de manera ontológica o etnográficamente qué les pasa a estos cuerpos, va a ser bien difícil llegar a una profundidad"

periferia teatral

—Necesitamos lecturas nuevas y aquí si bien todos los personajes son “femeninos”, trabajamos con dos hombres y dos mujeres. Poner estas otras voces que tienen otras cualidades, que a veces uno las escucha en otro cuerpo y queda extrañado, encuentro que es bonito. Hay belleza, por decirlo de alguna manera, en lo extraño, en lo raro, en lo Kueer (sí, con k, para seguir ensuciando el lenguaje), en lo trans, en todo esto que se subvierte y que finalmente son estos imaginarios que tuvimos algunes de hacer obras súper colas, con personajes lesbianas, con personajes transexuales, con hombres haciendo de mujeres, con mujeres haciendo de hombres.

"Claro que me parece súper subversivo estudiar este tema en una universidad Pontificia, pero yo no soy quién para andar cambiando el pensamiento de la gente, sino que es mostrar otros puntos de vista y otras experiencias, para que sepan que existimos"

¿Cómo es el proceso de investigar un tema desde la teoría y la práctica artística, y también hacerlo desde el plano personal al estar preguntándote actualmente sobre tu orientación de género?

Todes somos libres para hablar de todo y hay públicos para todes. Pero creo que el resultado, si no hay una experiencia o un trabajo personal intenso de querer conocer de manera ontológica o etnográficamente qué les pasa a estos cuerpos, va a ser bien difícil llegar a una profundidad. Une tiene que hacerse cargo de su relación con ciertos discursos y conceptos, entonces en el momento que empecé a trabajar lo trans hace unos años me pregunté si yo tenía un deseo de ser mujer, porque al hablar de un cuerpo feminizado, como se dice, se piensa automáticamente que se es trans. Ahí cuestioné si solo quería trabajar lo trans como temática y pensé que sería más interesante pensarlo como punto de partida, de irrupción de las categorías hegemónicas del género para ir saliendo de lo binario. Por eso mi idea no es solo poner personajes trans, sino que hablar de otros momentos de esas experiencias, como la infancia, de alguien pobre, alguien con VIH. Ser trans es más que esa imagen blanqueada que se ha ido construyendo, tiene otras intersecciones, como la clase. Porque lo que ves en mi pobla en Cerro Navia, entre la Sara Gajardo y la Colo Colo, ahí los trans por más que quieran ser trans, igual se les nota la barba por ejemplo. Y esas cosas no aparecen en las películas y producciones que se ganan premios.

radioteatro los ladridos de bolonia

—¿Cómo ha sido investigar este tema en la UC?

Al final de la entrevista para ingresar al magíster me preguntaron por qué era necesario hacer esta investigación. Les respondí que le debían a toda esta experiencia su representación dentro de la academia. Ahora hay un gran crecimiento en torno a esto y siento que la UC se está adaptando a los nuevos tiempos, pero creo que les estudiantes estamos más avanzades que la institución y estamos llevando estos temas adelante. Y claro que me parece súper subversivo estudiar este tema en una universidad Pontificia, pero yo no soy quién para andar cambiando el pensamiento de la gente, sino que es mostrar otros puntos de vista y otras experiencias, para que sepan que existimos.