expand_less

Diego Silva, artista UC recientemente titulado, representó a Chile en Ars Electronica

26 de septiembre de 2023


Entre el 6 y el 10 de septiembre pasado, en la ciudad de Linz (Austria), se desarrolló el reconocido festival de arte, ciencia y tecnología Ars Electronica. Allí, gracias a fondos del Estado, a la iniciativa PRISMA y a la Universidad Católica, el artista UC tuvo su primera exposición en solitario y en el extranjero, con la obra que había sido su examen de egreso, nueve meses antes.

photo_camera Fotografía de diegosilvarte.com/

Había olor a hongos, humedad, una bruma espesa que no dejó indiferente a ninguno de los profesores que asistió al examen final de Diego Silva, en uno de los talleres de permanencia de la Escuela de Arte UC. Allí, el artista presentó Holobionte, obra final de la investigación que sostuvo durante sus últimos dos semestres, bajo la tutela de la artista y académica Valentina Serrati.

Holobionte es una instalación de sitio específico compuesta por dos piscinas donde crece y se reproduce un cultivo de SCOBY, una colonia simbiótica de bacterias y levaduras que usualmente es utilizada en la preparación de kombucha (bebida a base de té fermentado). El SCOBY está conectado a varios sensores que, cuando perciben movimiento, activan una serie de bombas de agua y sonidos que actúan como una respuesta del cultivo, a ese y otros estímulos.

“Surgió por mi interés en generar una obra interactiva donde hubiese una colaboración interespecie”, explica Diego Silva quien, recientemente, fue seleccionado para presentar otra versión de Holobionte –Holobiont– en el prestigioso festival de arte, ciencia y nuevos medios, Ars Electronica, que se desarrolló entre el 6 y el 10 de septiembre en Linz, Austria.

A continuación, el artista y la académica que guio este trabajo, revelan cómo fue el proceso creativo, las dificultades de la instalación y todo lo que tuvo que pasar para que Holobiont aterrizara en el continente europeo.

“Lo que yo más agradezco es que al final es todo parte de un proceso en la universidad. Nada hubiese surgido si no hubiese sido por eso", afirma Diego Silva.

Bioarte, arduino y sitio específico

Los Talleres de Permanencia I y II, son instancias académicas en las que los estudiantes de la Escuela de Arte disponen de un espacio de trabajo propio y consolidan una propuesta creativa bajo la supervisión de un tutor.

Fue aquí donde Diego Silva comenzó a trabajar con la académica Valentina Serrati, quien también es coordinadora y productora de la iniciativa PRISMA: Arte, Ciencia y Tecnología, plataforma que escogió a Holobionte para ser parte de su postulación a Ars Electronica 2023.

— ¿Cuándo reconociste el potencial que tenía la obra de Diego Silva para participar de este festival?

— Fue durante el segundo semestre de 2022, cuando Diego decidió pasar de los biomateriales a una instalación de sitio específico. Un día, llegamos al taller de permanencia, miramos el SCOBY en la piscina de plástico y vimos cómo la superficie estaba llena de este organismo, formando una película transparente entre la piscina y la superficie del agua, y le dije: esto es, no hay que estar forzándolo a que se comporte de otra manera.

De acuerdo con Valentina Serrati, a Diego le interesó mucho plantear su trabajo de esta manera porque ya estaba trabajando con sensores de humedad y movimiento. Aunque, en conversación con el artista, se deslizaron otros motivos. “La verdad me encariñé y no me hacía sentido secar a este ser vivo después de tanto cuidado”, confiesa Diego Silva, sobre el SCOBY que empezó a cuidar en abril de 2022.

Luego, con el paso de los meses, comenzaron a surgir otras interrogantes sobre Holobionte. “Nos cuestionamos en qué tipo de contenedor íbamos a desarrollar esto y nos dijimos: es un sitio especifico. Entonces, pedimos que el examen fuese en el taller de permanencia de Diego”, cuenta su tutora, Valentina Serrati. “Dejamos a un lado la instalación de galería de arte contemporáneo, para hablar de bioarte, sitio específico, dato, arduino. Ahí fue que ingresamos en las lógicas de Ars Electronica y le dije a Diego que íbamos a postular su proyecto”.

Del Holobionte al Holobiont

Debe ser que todas las exhibiciones son así, pero esta fue mi primera experiencia. Y fue una experiencia compleja porque es un proyecto complejo de llevar a cualquier lado. Ha sido un aprendizaje total de muchas cosas”, comparte Diego Silva, sobre su primera exposición en solitario y en el extranjero.

Y es que el artista enfrentó algunas dificultades al momento de adaptar su obra a las condiciones de Ars Electronica. Por ejemplo, los recursos y la logística del montaje obligaron al artista a replantearse un nuevo material para fabricar la piscina, ya que ni comprar hojalata — que salía cerca de 800 euros— ni llevarla desde Chile, eran una opción.

"En Linz, fabriqué la piscina con una técnica que me mostró Valentina Serrati y que ella utilizó en su obra ATANA, donde hacía una piscina que lo único que tenía de madera eran los listones del borde, el resto de la superficie la cubría con una manga de plástico negra", explica Diego Silva.

ATANA cuyo nombre responde a la descripción de inmortal, o la ausencia de muerte, utiliza el don que le es dado por herencia de su nombre, para realizar tan importante tarea. MAC Parque Forestal (2021). Fotografía de Daniela Canales.

– ¿Tuviste que llegar a buscar los materiales y fabricar las piscinas?

– No, la piscina estaba hecha cuando llegué. Al ser seleccionado, Ars Electronica asegura la capacidad de generar tu obra en sus talleres de carpintería, pero todo lo pagamos nosotros, el costo de los materiales y la manufactura. Al principio, yo quería que la piscina fuera de metal porque me interesaba saber cómo se relacionaba el metal con la bacteria, pero esto iba a ser muy caro y solo tenían un especialista en metal.

– ¿El SCOBY también lo prepararon ellos?

– Yo había mandado una receta, pero la encargada de nuestro proyecto no podía dedicarse a cultivarlo desde cero, por lo que decidimos comprar los SCOBY en una tienda de fermentos de Linz. Es decir, cuando llegué ya estaban en un proceso más avanzado.

– ¿Cuál otro cambio hubo entre Holobionte y Holobiont?

El cambio más importante es que para Holobiont agregué un sensor de temperatura, porque antes se entendía que el SCOBY estaba respondiendo, pero no había una respuesta objetiva. En esta nueva versión, los sensores de temperatura permiten medir cómo está el SCOBY y eso emite un sonido de acuerdo con el calor o frío.

– ¿Y cómo es que se producen cambios en la temperatura?

– Al igual que en Holobionte, incluí sensores de ultrasonido que cuando perciben el movimiento de las personas encienden unas bombas de agua. El agua afecta a la temperatura del SCOBY y, a la vez, el movimiento generado por las mangueras de las bombas afecta la forma en que el cultivo crece. No de manera plana como lo haría en un frasco, sino que en forma de cúmulos.

Fotografía cortesía del artista.

La tecnología como mediadora

A mediados del año pasado, Diego Silva no sabía lo que era Arduino. Todo lo que aprendió sobre esta marca de microcontroladores económicos que sirven para fabricar dispositivos digitales e interactivos que puedan detectar y controlar objetos del mundo real, fue a través de Youtube.

El artista UC llegó a Arduino porque el objetivo principal de su proyecto de investigación era construir un espacio donde se interconectaran diferentes grados de complejidad habitacional y tecnológica. Cada uno por sí mismo y todos juntos a la vez y, a partir de esto, encontrar nuevas posibilidades de cómo vivir en conjunto.

“La idea para mí siempre fue entender que la visión humana o la perspectiva humana de la vida no es la única, que todos los seres y cosas que hay en el mundo y la tierra son creadoras de su propio mundo. Pensando en el futuro, me interesó pensar en la tecnología como mediadora”, explica el artista UC.

Además, el artista advierte que el SCOBY de Holobiont no solo está sometido a los cambios que le provoca la interacción humana y la mediación tecnológica, también están los cambios naturales del cultivo. “El concepto Holobionte implica la idea de un ser simbiótico, un organismo creado de múltiples organismos. Me interesa que la obra misma sea un holobionte todos colaborando para generar esta experiencia instalativa”, afirma Diego Silva.

Es por estos motivos que la obra se presenta como un sitio específico, “porque siempre va a ser diferente, siempre dependerá de la gente que entra, de la temperatura. Nunca se va a repetir lo que pasa, ni la forma del SCOBY en la piscina. Es una obra que depende de su espacio”.

PRISMA: Arte, Ciencia y Tecnología

Para la versión 2023 de Ars Electronica, la Universidad Católica de Chile patrocinó la propuesta curatorial de PRISMA: Arte, Ciencia y Tecnología, una plataforma interinstitucional que tiene como objetivo principal promover la investigación, producción y exhibición de obras que exploran la intersección del arte, la ciencia y la tecnología, con un enfoque especial en la naturaleza. Actualmente, cuenta con la participación de la académica de la Escuela de Arte UC Valentina Serrati, la académica del magister en Artes Mediales de la Universidad de Chile Mónica Bate y la académica de la Universidad Nacional de Tres de Febrero Jazmín Adler.

La propuesta curatorial que PRISMA presentó en Ars Electronica 2023, Futures Ancestors, escenifica una serie de procesos de transformación de la materia del mundo natural en nuevos materiales, que entrelazan técnicas ancestrales y tecnologías contemporáneas. Estuvo integrada por tres proyectos artísticos realizados por estudiantes de cada una de las instituciones representadas en PRISMA: Angel Salazar (Universidad Nacional de Tres de Febrero, UNTREF), Viviana Vergara (Universidad de Chile) y Diego Silva (Universidad Católica de Chile), siendo este último el único de pregrado.

Cuando Valentina Serrati le contó sobre la posibilidad de participar a Diego, él todavía estaba preparando su examen de grado, “luego me habló para decirme que habíamos quedado y eso fue todo. Yo no hice mucho más que hacer mi portafolio, toda la postulación fue hecha por PRISMA”.

Propuesta de PRISMA fue seleccionada para participar de Festival Ars Electrónica

UC de principio a fin

Además, cuenta Diego, “Valentina quería mucho que yo viajara, pero no alcanzaba el presupuesto. Fue mucha gestion de Valentina hablando con la facultad y el decano Alexei Vergara. Podía ser complicado porque ahora soy solo ayudante, no estoy vinculado como alumno, pero él dijo que aún así era importante que me llevaran, siendo este mi proyecto de egreso”, revela Diego Silva.

Cabe destacar, que PRISMA postuló al concurso que se abrió a través de un convenio de colaboración entre el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, la Dirac y Ars Electronica, en el cual se escogieron dos propuestas de exhibición. Sin embargo, estos recursos, no eran suficientes para los pasajes y la estadía de Diego en Austria. Fueron los aportes de la Prorrectoría de Guillermo Marshall, la Facultad de Artes y la Escuela de Arte UC, las que hicieron posible su viaje.

“Lo que yo más agradezco es que al final es todo parte de un proceso en la universidad. Nada hubiese surgido si no hubiese sido por eso. Desde la investigación teórica, hasta la posibilidad de que un profesor se interese por un proyecto que tú hiciste y te diga ‘tú puedes llevar esto a este festival’. Todo fue muy bueno. Siempre voy a estar muy agradecido de Valentina y todo su trabajo”, puntualiza el artista UC.

 

Comparte nuestro contenido en: