Experiencia sonora presenta una autoficción en tiempos de estallido social y pandemia 

27 de octubre de 2021


Una actriz y un director intentan realizar un proyecto teatral mientras se vive una crisis social y sanitaria. Así se presenta Fuego en los ojos, proyecto liderado por académicos de la Escuela de Teatro, disponible en la cuenta de Spotify del Centro Gabriela Mistral (GAM).

Primer acto. La protesta de miles de estudiantes en contra del alza del pasaje del transporte público alcanza su punto de ebullición. Las manifestaciones se tornan masivas, se decreta el estado de emergencia, y la cantidad de heridos y detenidos por el Estado crece drásticamente.

Segundo acto. Se diagnostica a la primera persona contagiada de Covid-19 en Chile. Las clases se cancelan, se cierran las fronteras, se decreta estado de catástrofe y comienza a regir el primer toque de queda a nivel nacional. Se instaura la cuarentena, se extiende el uso de la mascarilla, y la cantidad de contagios y fallecidos por el virus crece, también, drásticamente.

¿Cómo se llama la obra?

Fuego en los ojos: una experiencia sonora

Originalmente, se trataba de un proyecto de creación artística que buscaba abordar la problemática de la guerra como expresión de la violencia humana. Sin embargo, el estallido social, la pandemia y todas aquellas experiencias y circunstancias, tan personales y a la vez colectivas, hicieron que el proyecto mutara.

“En Fuego en los ojos se funden experiencias personales de la actriz y el director, con alteraciones de esas realidades vividas por ambos, en la búsqueda de un relato coherente y rico en su progresión dramática y poética”, explica Luis Ureta, director, codramaturgo e intérprete de la experiencia sonora disponible en la cuenta de Spotify del Centro Gabriela Mistral (GAM).

Para Gabriela Aguilera, en el transcurso de estos casi dos años, los sucesos colectivos eran ineludibles y más importantes que cualquier obra de teatro o de arte. “Era imposible no dejarse permear con este bombardeo de intensidad que transitó desde el fervor a la violencia, de la explosión al enclaustramiento, del poder colectivo a la fragilidad y la muerte solitaria. Al mismo tiempo, esta situación crítica, nos obligó a añorar la vida, a anhelar los espacios creativos y a entender más profundamente por qué los necesitamos. Por lo menos así fue en mi caso”, explica la codramaturga e intérprete de Fuego en los ojos, quien además es directora artística de Teatro UC.

Gabriela Aguilera y Luis Ureta en el estudio de grabación de Fuego en los ojos. Créditos: Centro GAM.

De autoficciones y sensibilidades

Fuego en los ojos es un proyecto financiado por la Dirección de Artes y Cultura de la Vicerrectoría de Investigación UC, basado en País sin palabras, obra de la dramaturga alemana Dea Loher que reflexiona sobre los problemas éticos de las y los artistas en consideración a su función social, política y cultural.

"No me interesa la ficción como un lugar distinto de nuestras propias experiencias, no sabría poner la línea y no creo que sea necesario, es un marco en el que podemos jugar con nuestra imaginación y nuestra sensibilidad, eso es personal”, confiesa Gabriela Aguilera.

En dicho monodrama, como un símil de lo que sucedió en el proceso creativo de Fuego en los ojos, la protagonista se queda sin palabras para expresar lo que siente y piensa. Su contexto y circunstancias impiden la concreción de su trabajo artístico y toma un rumbo inesperado. “El concepto de autoficción, fuertemente ligado al trabajo artístico del autor uruguayo Sergio Blanco, define de manera significativa la pieza sonora creada”, afirma el académico de la Escuela de Teatro, Luis Ureta.

En esa línea, Gabriela Aguilera expresa su propio acercamiento a la experiencia sonora. “Este proyecto fue un mundito que nos permitió ir digiriendo los distintos desafíos que enfrentamos como creadores, pero más que nada como personas. No me interesa la ficción como un lugar distinto de nuestras propias experiencias, no sabría poner la línea y no creo que sea necesario, es un marco en el que podemos jugar con nuestra imaginación y nuestra sensibilidad, eso es personal”.

Disponible en Spotify 

En Sonidos GAM —la cuenta de Spotify de Centro Gabriela Mistral—, Fuego en los ojos es presentado como un pódcast de ‘teatro sonoro’, sin embargo, Luis Ureta no comulga con esta categorías. “No me atrevería a etiquetar el trabajo de una manera definitiva. Por ahora me satisface hablar de una experiencia sonora, con pilares en nuestro quehacer teatral compartido y el añadido de aquellas experiencias antediluvianas de la radiofonía que pudieron habernos marcado en los tiempos de nuestra infancia”, explica el director.

Por su lado, Gabriela Aguilera repara en una diferencia sociológica, fundada en la tecnología. “Un radioteatro se emite para un universo de radioescuchas y sabes que hay más personas viviendo la experiencia contigo. Escuchar un podcast es una experiencia más bien solitaria, auricular, íntima. Un podcast es una especie de mensaje en una botella, pero tecnológico. Tienes que encontrarlo y decidir abrirlo. Me encanta la idea de que alguien pase un rato con nuestra historia mientras recorre en micro la ciudad o la camina, mientras mira el techo de su pieza, mientras mira por una ventana, es una posibilidad fascinante, porque se completa con la vida cotidiana de quien lo escucha”, admite.

Escucha Fuego en los ojos aquí:

Dirección: Luis Ureta. Equipo de dramaturgia: Bosco Cayo, Gabriela Aguilera, Luis Ureta. Intérpretes: Gabriela Aguilera, Luis Ureta, Gustavo Carrasco. Locución: Macarena Silva. Diseño sonoro: Aurelio Silva. Asesor bibliográfico: Fernando Soler. Producción y asistencia de dirección: Gustavo Carrasco. Proyecto financiado por la Dirección de Artes y Cultura de la Vicerrectoría de Investigación, Pontificia Universidad Católica de Chile.  Agradecimientos a Monika von Moldovanyi, por su traducción de los fragmentos de la obra “País sin Palabras”, de Dea Loher.

Comparte nuestro contenido en: