expand_less

Luces y precisiones sobre el concepto de práctica artística como investigación

11 de diciembre de 2023


A nivel internacional, el concepto de práctica artística como investigación está en el centro de la discusión académica. Su desarrollo y caracterización son claves para establecer mecanismos de financiamiento capaces de sostener en el tiempo, investigaciones que puedan aportar a un nuevo conocimiento desde el campo de las artes. Como uno de los especialistas en Chile sobre este tipo de metodología, conversamos con el académico de la Escuela de Teatro UC David Atencio.

Para desarrollar su quehacer, todos los creadores necesariamente reflexionan sobre las prácticas y concepciones propias de su disciplina, sin embargo, ¿esto los convierte en investigadores? 

Esta fue la pregunta detonante que David Atencio desarrolló durante su presentación en el 1er Congreso de Práctica Artística como Investigación organizado por la Facultad de Artes UC, durante noviembre de 2022. Allí, el ahora profesor de la Escuela de Teatro UC fue claro en su negativa. "Hay asuntos formales que los creadores en artes no necesariamente desarrollan, como concientizar sus procesos metodológicos o preguntas de investigación", explica el académico.

—¿Cuáles son las implicancias de la investigación en artes y cómo se distingue de la creación artística?

—La investigación en artes implica un proceso que integra teoría y práctica. Más bien es una retroalimentación de la teoría con la práctica y viceversa. A diferencia de la creación artística –que por supuesto podemos reconocer que es una actividad reflexiva–, la investigación artística es un proceso de búsqueda consciente y sistemático en torno a preguntas que buscan de modo explícito elaborar, organizar, descubrir, inventar nuevos conocimientos. Es una actividad que levanta nuevos campos, que explora en caminos no recorridos, que se esfuerza en trazar las rutas para futuros exploradores y exploradoras puedan caminar por ese territorio que exploraste y producir un nuevo conocimiento. En este sentido, investigar es diferente de crear, sin embargo, se puede crear investigando o investigar creando. Creo que el punto clave está en comprender la función epistemológica que puede llegar a cumplir el arte. Investigar es distinto de estudiar. Investigar es distinto de experimentar. Experimentar, estudiar, crear pueden ser partes o aristas de una investigación, pero por sí solas no son investigación. El desafío para las artes es, por lo tanto, arquitectar, diseñar y componer –a través de sus medios por supuesto– el cómo puede producir o generar conocimiento a través de su práctica y/o creación.

Práctica artística como investigación

De acuerdo con David Atencio, la investigación guiada por una práctica artística, concepto extendido en el mundo como Practice as Research (PaR), refiere a un tipo de investigación que recurre a un enfoque metodológico diferente al cualitativo o cuantitativo, correspondiente al campo de la performatividad. 

—La práctica artística como investigación es una metodología o es una perspectiva metodológica para desarrollar investigación en artes, como también pueden ser otras tales como la performance o la investigación guiada por la práctica.

—¿Cómo describirías la práctica artística como investigación?

—Es una perspectiva metodológica que orienta la creación artística y la práctica artística a partir de preguntas de investigación y estas preguntas de investigación tienen un carácter epistemológico que refiere a desarrollar nuevo conocimiento. Este nuevo conocimiento no es sólo como una idea nueva, sino que puede ser la agrupación de nuevas ideas o agrupación de nuevos datos o experiencias. Puede ser desarrollo de nuevos mecanismos o la presentación de aspectos de una área en otra, es decir, distintas formas de generar conocimiento. Lo que sí, es que no corresponde a algo conocido, es decir, no es una cosa que se enseña, sino que se investiga. No se estudia un asunto que conoces, se investiga un asunto que no conoces.

—¿A qué tipo de preguntas viene a dar respuesta esta metodología?

—Son preguntas que provienen y son desarrolladas a partir de la práctica. María José Contreras tiene un artículo bien potente sobre las preguntas de investigación para la práctica artística como investigación. Ella dice que son preguntas orientadas por la práctica, que sólo pueden ser respondidas por la práctica y que, por lo tanto, son preguntas que generalmente provienen del cómo. Entonces, son preguntas sobre las que tú puedes reflexionar, pero que en realidad requieren crear un sistema, ejecutarlo, verlo, practicarlo. Desde ahí, rescatar observaciones e ir formulando esa maquinita que te permite poder observar cómo las cosas hacen cosas. 

—¿Por qué crees tú que esta noción de práctica artística como investigación ha resultado confusa?

—Yo creo que hace una década, durante ese periodo en que la universidad se estaba complejizando, cuando no existía mayor diferencia entre creación e investigación, muchos artistas solo por hacer obra decían “soy investigador”. Investigador era el título, la palabra que elegían para decir yo desarrollo investigación. Si bien la creación artística posee factores reflexivos, porque el arte es reflexivo por naturaleza, no necesariamente se está desarrollando una investigación. Para desarrollar una investigación tienes que hacer un modelo consciente, un mapeo consciente de qué es lo que se está investigando y no siempre estaba eso. Ese fue un obstáculo.

David Atencio: “El conocimiento es para todos, no solamente para quienes lo hacen”. 

Una discusión global

Según David Atencio, la discusión sobre la metodología PaR viene desarrollándose desde la década de los noventa, pero fue recién a principios de este siglo que se comenzó a recopilar como cuerpo teórico. "Es como la consolidación o cuando empezamos a ver los resultados de esto, porque en realidad las primeras preguntas vienen de las vanguardias. Ellos son los culpables de que el arte se torne ciencia", explica el académico UC que desarrolló su tesis del Doctorado en Artes Escénicas de la Universidad de Sao Paulo, sobre este tema.

—En mi doctorado desarrollaba esta noción entre arte y ciencia. Cómo estaba metida en la proposición artística de los artistas de vanguardia. Las vanguardias, entre muchas cosas, propusieron análisis históricos del arte como un sistema autónomo y ahí se enfrentaron a cuestiones, como por ejemplo en el caso del arte abstracto. ¿El fundamento del arte es pintar una figura? Estoy hablando de los clásicos: Kandinsky, Mondrian, etcétera, los precursores de un arte que se hace preguntas para empezar a reflexionar. 

—¿Por qué este concepto y esta forma de investigar se ha vuelto o es tan relevante para las universidades del mundo? 

—Es una preocupación global concentrada especialmente en la academia, pero que no necesariamente tiene que ver con formas de financiamiento. En la universidad compleja y contemporánea en la que hoy día vivimos se exige que seamos capaces de desarrollar investigación y esto los artistas lo tenemos claro, sí podemos desarrollar investigaciones. El problema es cómo entran las instancias gubernamentales a financiar la investigación en artes, ya que no tienen claridad sobre los métodos.  De hecho, de forma radical y puntual dicen que no financian creación artística y, aunque la metodología PaR no presupone la creación de obra, sí presupone la creación de arte o de práctica artística. Las personas del área del arte han desarrollado metodologías para investigaciones de otros niveles, por ejemplo, del campo sociológico, del campo antropológico y del campo histórico. Sin embargo, no existe una autonomía del campo del arte, ni siquiera dentro de la universidad. Por ejemplo, en Fondecyt hay que armar una estrategia, una táctica, mucho más compleja para poder instalar este tipo de proyectos con este tipo de metodología. No puede ser desarrollada en el formato obra y esa es una crisis que nos limita.

—¿Este es un problema que solo atañe a la esfera académica?

—No es exclusivo de la academia. Hay grupos artísticos que desarrollan práctica artística como investigación sin un apoyo institucional, gubernamental, ni académico, pero no están los recursos, no está la instancia, para que se desarrolle. Son experiencias muy específicas, muy puntuales, a las que cuesta hacerles seguimiento. 

—¿Esto quiere decir que el resultado de estos procesos que ellos están practicando no terminan en un paper indexado? 

—No, terminan en una obra artística con alto nivel de investigación. Tal vez al no estar dentro de un sistema de exigencia, los resultados no son tan explícitos, pero igual se logra detectar qué es lo que están inventando, qué es lo que están desarrollando y al conversar con ellos, si conocen de forma consciente cuáles son los procesos por los cuáles fueron trabajando. Al no estar insertos en la Academia, esto cuesta mucho detectarlo. 

David Atencio dice esto con conocimiento de causa, ya que antes de ingresar a la Escuela de Teatro en agosto de 2023, él desarrollaba su práctica artística como investigación fuera de la Academia. 

— Lo que trataba de hacer era encajar esta perspectiva dentro de los sistemas artísticos, que son festivales, presentaciones, temporadas, exposiciones. Sin embargo, ahí hay una disputa entre arte y ciencia que es muy compleja, y no hay, desde mi punto de vista, un apoyo serio a ese vínculo.

"Desde mi punto de vista, la Universidad Católica está siendo pionera en esta área a nivel latinoamericano", afirma David Atencio.

— Anteriormente, mencionabas que el desafío de las artes era pensar cómo se puede producir o generar conocimiento a través de su práctica y/o creación ¿Podrías precisar esto? 

—Yo creo que el desafío global está en cómo se enseña,  practica, produce y articula un proceso de práctica artística como investigación. El 'cómo' creo que es el problema principal y surgen problemas específicos a raíz de eso. ¿Cómo vamos a proveer de un espacio para que se desarrolle o para que primero se experimente?¿Cómo se crean infraestructuras para que eso ocurra? Es decir, por ejemplo, una sala de ensayo por dos horas, para un proceso de creación de tres meses, ya resulta un costo alto para una producción artística. Imagínate para este otro campo que no tiene financiamiento. Creo que falta perfeccionar o especializar o al menos provocar la discusión a nivel de pregrado para que los futuros investigadores sepan que eso existe. Luego, en el postgrado, que existan las posibilidades de que eso se desarrolle. Creo que falta un nivel alto de experimentación, de propuestas, discusiones y debates gigantes para empezar a levantar el cómo se hace.

—¿Este desafío es solo para Chile o también para los investigadores de otros países?

—Mira, internacionalmente he transitado entre México, Argentina, Brasil y Chile. Entonces, a partir de estas experiencias puedo decirte con certeza que, desde mi punto de vista, la Universidad Católica está siendo pionera en esta área a nivel latinoamericano. Si nos vamos a Estados Unidos, Europa y Asia, sin tener un conocimiento específico, es decir, nunca he estado en esos lugares pero, citando las bibliografías, puedo decirte que por ejemplo no tenemos artistas desarrollando esto de forma tan explícita. Son los teóricos, principalmente, los que están tratando de darle forma a esto y de hecho, hay unos vacíos conceptuales que a mí me parecen relevantes. La práctica artística como investigación aporta conocimiento, tiene una pregunta, pero cuando llegan al campo de la metodología práctica de nuevo entramos en un paréntesis gigante que se dice bueno, los artistas desarrollan esto, cómo lo hagan no hay claridad. 

Comparte nuestro contenido en: