fbpx

Mapear y archivar la diversidad de cuerpos que habitan en Chile

11 de agosto de 2021


La directora escénica, docente y performer, Georgia del Campo, se encuentra investigando los distintos cuerpos que se mueven en el extenso territorio del país. Con el proyecto Mapa Físico de Chile explora y comparte a través de un sitio web los cambios en las corporalidades de las personas que, por muy pequeños que sean, pueden indicar las pugnas de poder de importantes sucesos políticos y sociales, como el estallido social de octubre de 2019 o la actual pandemia.

photo_camera Georgia del Campo, estudiante del Magíster en Artes UC. Fernanda Ruiz ©.

¿Cómo mapear aquello que no es fijo? ¿Cómo se pueden registrar las experiencias de vida inscritas en los cuerpos que habitan diversos territorios? Esas son algunas de las preguntas que se planteó Georgia del Campo (Santiago, 1981), estudiante del Magíster en Artes UC (mención Estudios y Prácticas Teatrales), al comenzar el proyecto Mapa Físico de Chile (Residencia en NAVE y Fondart 2020).

"Me interesa mucho poder rescatar los registros biográficos y la memoria que están contenidos o guardados en los cuerpos. Pensando que estos construyen una especie de geografía corporal y, finalmente, de país", dice Del Campo sobre la investigación que dirige, y en la que participa un diverso grupo de personas integrado por gente de la danza: Diana Carvajal, Camila Cavieres y Camila Soto; y de la música: José Miguel Candela (con quien mantiene el proyecto SiniestraDanza).

Documento en PDF de prácticas de mapeo enviado a las personas participantes.

Prácticas creativas de mapeo corporal

En la primera etapa -a través de una convocatoria abierta a todo público y de algunas invitaciones directas- se armó un grupo de 30 participantes de distintas edades, localidades de Chile e intereses, y con ellos trabajaron desde agosto de 2020 para generar una serie de prácticas creativas de mapeo corporal.

"Todas las semanas enviamos un archivo en PDF con diversas instrucciones que seguir. Iban imágenes, links a audios, a videos y a distintos elementos con los que nosotros intentábamos generar o despertar una aproximación más sensible a sus propios cuerpos, a partir de experiencias que pudiéramos tener en común. Como el estallido social de 2019 y la pandemia que estábamos viviendo en ese momento", detalla Georgia sobre el proceso, donde cada persona desarrollaba una práctica semanal de manera individual, a lo que se sumaba la conexión por computador desde sus respectivos territorios.

Mapa plástico, creado por Valentina Prado para Mapa Físico de Chile.

A partir de esas instrucciones desde Arica hasta Chiloé las y los participantes comenzaron a explorar y compartir propuestas creativas en distintos formatos, como videos, fotografías, audios y obras plásticas. "El material que ellos generaban daba cuenta de cuáles eran los registros de memoria que estaban encontrando a través de la ejecución de esa práctica en sus propios cuerpos", explica la performer sobre estas creaciones. Las que, en una segunda instancia de reflexión del proyecto, se comenzaron a cuestionar colectivamente: ¿Cuál es nuestro rol en esas autorías y cómo las presentamos a las demás personas?

"Nos propusimos crear una página web donde ese material fuera recorrido de maneras diversas para que los usuarios, desde cualquier lugar, pudieran ir encontrándose con estas informaciones y así ir generando sus propios mapas e ideas de cuáles son esas corporalidades de Chile"

Una de las respuestas fue alejarse de la idea de mapa como un documento legitimador, "que define esto es de aquí hasta acá, tiene estas características y se llama así", indica Georgia del Campo. Así que se propusieron "crear una página web donde ese material fuera recorrido de maneras diversas para que los usuarios, desde cualquier lugar, pudieran ir encontrándose con estas informaciones y así ir generando sus propios mapas e ideas de cuáles son esas corporalidades de Chile, sin tener que establecerlas nosotros".

Foto mapa, creado por Loreto Caviedes para Mapa Físico de Chile.

Ver cómo cambian los cuerpos segundo a segundo

La intención del colectivo es que ese archivo digital y de libre acceso, vinculado a los cuerpos en pandemia y post estallido social, siga creciendo al integrar más personas y sus relaciones con otras experiencias de vida y cómo se registran en sus cuerpos. Así que este año el mismo grupo de trabajo comenzó a realizar unos talleres de formación (Fondart 2021) con alrededor de 60 personas de todo Chile, que se reúnen semana a semana a experimentar corporalmente. Pero ahora es en vivo a través de sus pantallas y no mediados por la serie de instrucciones de archivos en PDF.

Foto mapa, creado por Romina Velásquez para Mapa Físico de Chile.

¿Cómo ha sido el proceso de poder ver con todas las personas participantes cómo cambian sus cuerpos todas las semanas de talleres?

Vivimos en una sociedad en que el cuerpo intenta ser relegado todo el tiempo, como si fuese otra cosa distinta de nosotros mismos, y no nos disponemos a poder percibir esos cambios. En Mapa Físico de Chile planteamos la necesidad de pensar el cuerpo como un territorio en cambio permanente. Ni siquiera semana a semana, sino que segundo a segundo. Entonces el proyecto habilita ese estado sensible para prestarle atención a esos microcambios. Que por muy sutiles y pequeños que sean, cuando se juntan generan grandes cambios. En esa línea mi principal interés es colocar el cuerpo en un primer plano y desde ahí mirar otras cosas. Como mirar y analizar cómo se producen y operan las pugnas de poder en la diversidad de nuestros cuerpos durante los procesos culturales y sociales.

Sesión grupal de Mapa Físico de Chile, durante junio de 2021

—Las marchas feministas del 2018 y el estallido social del 2019 fueron momentos en que los cuerpos de las personas se ubicaron en un primer nivel del debate público. ¿Cómo ves esos momentos y sus expresiones corporales a partir de tu investigación?

El tsunami feminista y el estallido social fueron dos eventos de manifestaciones donde no solo se levantaron ideas y panfletos, sino que fue la presencia de las cuerpas y los cuerpos, con sus sudores, sus olores y sus otras diversas características la que se situó en las calles, instalándose como nuevas formas de pensar las cosas. Caminabas por las marchas y concentraciones y te encontrabas con performances todo el tiempo. El cuerpo estaba muy presente, incluso con apariciones de personajes como el perro matapacos, la tía Pikachu o el sensual Spiderman. Que eran como fisuras que indican la existencia de otras  maneras en que nos podemos expresar, aparecer y emerger, desde nuevos cuerpos también. Para mí son puros símbolos de esa idea de un nuevo Chile que despierta y que es distinto a lo que conocíamos.

Comparte nuestro contenido en: