expand_less

Un viaje por la descomposición y la vida: los aprendizajes de Luis Prato en la Oregon State University

19 de diciembre de 2023


A partir de una experiencia de diez meses en Estados Unidos, el académico UC Luis Prato se reencontró con la madera, un material que lo llevó a cuestionarse sobre procesos de descomposición y pigmentación, y a responder una inquietud que lo perseguía desde hace más de una década: cómo las artes visuales pueden aportar a un mejor entendimiento del mundo.

photo_camera Luis Prato en el H.J. Andrews Experimental Forest, junto a su obra Apoptosis (2022). Fotografia cortesía del artista.

Entre febrero y noviembre de 2022, el académico de la Escuela de Arte Luis Prato fue investigador residente en el Departamento de Ciencias de la Madera e Ingeniería de la Oregon State University. Allí, trabajó en un laboratorio especializado en la obtención de pigmentos a partir de hongos y en un taller de técnicas de tornería en maderas en proceso de descomposición.

Es un material que está en el origen de mi trabajo artístico, porque yo aprendí carpintería con mi papá”, cuenta el escultor UC, sobre su curiosidad por la madera. “Fue la inquietud de volver a encontrarle sentido a ese material que conocí construyendo juguetes y que siempre utilizo en mis maquetas, aunque nunca he realizado una exposición de obras con él”, revela el doctor en Escultura por la Universidad de Barcelona.

A continuación, descubrimos qué hay detrás de su inquietud por este material, su insistencia por la interdisciplina y aquellas casualidades que han delineado la trayectoria de Luis Prato en los últimos años.

Hasta la fecha, los trabajos más reconocible de Luis Prato han sido grandes estructuras en hormigón y acero, como la escultura Mínima catedral que realizó junto con el arquitecto Ignacio Prieto en 2014, o el homenaje a San Alberto Hurtado que realizó junto con el arquitecto José Quintanilla en 2018. Foto en su escultura Mínima catedral (2014) en el memorial a Pablo Neruda en Cantalao (Región de Valparaíso). Créditos: César Cortés.

Interdisciplina y colaboración

Después del terremoto en 2010 y sus fatales consecuencias, un cuestionamiento ha intersecado la mente de Luis Prato: “¿Qué hacemos los artistas? En nuestra disciplina, ¿hay alguna herramienta, alguna posibilidad de repensar las cosas y poner esa reflexión al servicio de la comunidad?”. Solo a partir de la interdisciplina y el trabajo colaborativo ha encontrado respuestas.

Por una parte, desde sus obras para el proyecto Diálogos junto con la teórica Fanny Canessa en 2014 y el arqueólogo Francisco Gallardo en 2016; pasando por el Laboratorio abierto para la docencia interdisciplinar junto con el ingeniero hidráulico Cristian Escauriaza y su participación en el proyecto Y lo mismo es fractal junto con el poeta Roberto Onell y el matemático Duvan Henao.

Además, como director de la Escuela de Arte (2010-2014) y decano de la Facultad de Artes durante el periodo (2015-2020), Luis Prato ha estado en una constante reflexión sobre cómo se enseña y cómo se aprende la interdisciplina. Un episodio importante de ello fue notar que a su curso de postgrado Arte y territorio, ya no solo postulaban artistas visuales, sino que también actores y músicos. “La primera vez que lo realicé, alumnos de teatro fueron a conversar conmigo para ser parte y yo les dije que no. Yo pido obras de arte, ¿cómo los voy a evaluar? Y al siguiente año volvió a pasar lo mismo. Entonces dije: ‘acá hay algo que está fallando en nosotros, en mí perspectiva de enseñanza. Donde se podría hacer trabajo interdisciplinar no lo estamos haciendo porque tenemos una falencia’. Lo mío no era mala voluntad, ni una creencia disciplinar, sino un cuestionamiento sobre cómo lo evalúo, era un problema académico y al final tuve que replantearme la forma de enseñar”, explica el docente UC.

"Entender lo que el hongo le hace a la madera es entender procesos que nos informan otras formas de ser en el mundo", afirma Luis Prato.

Sin embargo, hubo un hito paradigmático para el artista UC. El 2018 fue invitado a participar de un taller en la Universidad Austral de Chile, en Valdivia, titulado “Usos contemporáneos de la madera: pigmentación de hongo en proceso de color”, dictado por el destacado profesor de Anatomía de la madera de la Oregon State University y bio-artista, Dr. Seri Robinson.

En ese taller encontré una forma de repensar la madera ya no solo como un material disponible para yo construir pensamiento, sino como un material que me aporta su propia agencia”, explica el académico UC, refiriéndose al concepto de agencia material, que se centra en la conexión pragmática entre un individuo y el entorno circundante, como un acto exploratorio. O, en palabras de Luis Prato, “donde los materiales ejercen cambios sobre el ambiente por sí mismos y no porque nosotros, los seres humanos, les demos un significado”.

Cada uno de los pigmentos presentes en esta obra corresponden a un hongo diferente. Fotografia cortesía del artista.

Pigmentación y tornería

En Valdivia, rodeado de artesanos, ingenieros forestales y científicos especialistas en bosques, el académico UC sintió la gran necesidad de volver a este material ubicado en los orígenes de su trabajo como escultor. Por este motivo, estrechó relaciones con el Dr. Seri Robinson y, estabilizada la pandemia de Covid-19, comenzó su residencia en la universidad estadounidense.

Como en otras universidades en la Oregon State University se tiene la convicción de que el ingeniero forestal se va a desempeñar mejor en el ámbito de conocimiento que decida, si tiene experiencias estéticas de creación con la madera. Tanto en el ámbito del diseño, como en el ámbito de la creación artística”, explica Luis Prato.

Pero, ¿por qué elegir Ingeniería Forestal y no derechamente Diseño o creación artística en madera?

—Mi interés por ir a Ingeniería Forestal fue ‘quiero estar en un ambiente en donde la madera se piense desde una perspectiva totalmente distinta’. Donde pueda aprender un aspecto de la madera para mí desconocido, que tenía que ver con los procesos de descomposición. Para nosotros, en Chile, la madera descompuesta no sirve ni para leña, quema en dos segundos. A nivel industrial, comercial y artístico todos adoramos la madera sin nudos, ojalá perfecta, con la huella de su crecimiento intacta, del árbol más antiguo, pero qué se hace con la madera que no sirve para nada. Entonces, ¿cómo es esto de hongos que pintan la madera de una forma y un tiempo que yo no puedo controlar? Bueno, esa parte científica es la que yo fui a aprender a Oregon, que es cómo puedo cultivar el hongo en las maderas o en un sustrato, del cual yo pueda desprender estos pigmentos.

"Lo que aquí sucede es que para trabajar en torno se necesita un aprendizaje corporal que las demás herramientas no requieren. Se requiere adiestrar la memoria corporal y mental", explica Luis Prato.

Específicamente, el académico UC se refiere al spalting, una técnica de pigmentación fúngica que va afectando a la madera con distintos colores y texturas. “Entender lo que el hongo le hace a la madera no es un mero dato, es entender procesos que nos informan otras formas de ser en el mundo, otras agencias que no dependen de lo que yo diga, imagine o que sea capaz de conceptualizar. Hay agencias que están en un devenir, en una acción permanente sobre el mundo y lo que somos”, plantea Luis Prato

Además del trabajo de laboratorio, también realizaste trabajo de taller ¿en qué consistió este aprendizaje?

—Me dediqué a aprender tornería. El torno es casi una disciplina paralela a la carpintería, donde tú tienes herramientas que tienen un cierto funcionamiento, que con cierta destreza te dan un resultado. Lo que aquí sucede es que para trabajar en torno se necesita un aprendizaje corporal que las demás herramientas no requieren. Se requiere adiestrar la memoria corporal y mental. Por eso se ocupa para que los estudiantes de Ingeniería Forestal aprendan sobre la madera, porque la tornería pone en evidencia la estructura anatómica de la madera, ya sea porque fue infectada por hongos o porque son distintas especies. Con qué me encontraba yo, con que, al girar la madera en el torno, según como uno ponga la herramienta, como esté puesta la veta, según cual sea la edad del árbol, es distinta la postura corporal que hay que tener y la disposición para trabajar. Entonces requiere de un conocimiento o adiestramiento que la sierra eléctrica no requiere.

Apoptosis

A partir de su experiencia en laboratorio y taller, Luis Prato terminó su estadía en Estados Unidos con dos exposiciones. La primera muestra, que llevaba el título de “Apoptosis”, consistió en un recorrido por los ejercicios de trabajo artístico que el académico UC desarrolló durante su estancia en la Facultad de Ciencias Forestales gracias a la invitación del Dr. Seri Robinson. El conjunto de obras estuvo compuesto por maderas torneadas, maderas espaltadas, dibujos, esculturas, fotografías y videos. Mientras que la segunda muestra fue solo de los dibujos.

Ellos me pidieron que les mostrara mi trabajo a los colegas con los que yo conviví muchas veces y fue una súper bonita recepción, porque hubo gente que empezó a preguntar cuánto valía mi obra. Yo no pensaba vender y hubo científicos que dijeron ‘yo quiero eso, estoy trabajando con hongos con maderas, pero si yo estoy estudiando tal cosa’, etc. Al final tuve que hacer una lista de precios. Hubo gente que estaba de verdad emocionada de ver cómo un material que ellos han investigado puede tener un manejo tan sensible”, recuerda el escultor chileno.

"Primera vez que expongo dibujos en mi vida, no fue nada planificado sino que fue algo que surgió de la observación, de la necesidad de entender a través de la mano lo que yo estaba viendo", explica el escultor Luis Prato sobre sus dibujos. Fotografía cortesía del artista.

El concepto central de Apoptosis tiene que ver con el significado de esta palabra griega, utilizada en Embriología para nombrar el momento en el que las células deben morir para continuar el proceso de formación del cuerpo. De acuerdo con el texto curatorial, de manera similar, los árboles más grandes mueren en los bosques para permitir la regeneración, el crecimiento y el surgimiento de más vida.

Además, Luis Prato plasmó este concepto en una madera que le había regalado el investigador senior Fred Swanson del H.J. Andrews Experimental Forest, un bosque que funciona como estación de investigación en el Estado de Oregon. "Llevan como 30 años invitando a artistas del área de la Literatura, invitando a poetas y escritores a hacer residencia, aunque  también han invitado muy ocasionalmente artistas visuales. Cuando yo llego allá, él me invita a participar y me dice: 'lo que esperamos del artista es que juntos pensemos, hablemos y nos den otras perspectivas. Otras formas de visualizar, de significar, de pensar en el bosque desde un punto de vista sensible, un punto de vista que los científicos no suelen cultivar", explica.

—De alguna manera viene a responder lo que te cuestionaste en 2010…

—Para mí vino a completar la residencia de forma perfecta. Porque me mete en el bosque y me invita a pensar el bosque y los procesos de descomposición que era lo que yo estaba viendo en el laboratorio, pero cómo es parte de la ecología del bosque los procesos de descomposición de esos mismos hongos, que yo estoy estudiando en la madera, cuál es su rol en el bosque. Entonces cuando yo voy con Fred, él me dice 'hay más vida en un árbol muerto que en un árbol vivo'. En eso de buscar entender la madera y agencia, me empujó a tener que entender el árbol y la vida del árbol, y entender su vida en el bosque. Cuando hablamos de agencia también se refiere que las agencias no son materialidades disponibles o materialidades con cualidades, sino que son seres que están activamente en un ambiente de relaciones. Esto es un conjunto de relaciones donde yo aparezco solo como una especie de intrumento para hacerlo visible.

El investigador Fred Swanson le regaló este trozo de madera a Luis Prato, para que él realizara una obra. Tras pensarlo, el artista decidió intervenirla con esta palabra y devolverla al lugar en el bosque donde fue recogida. Fotografía cortesía del artista.

Comparte nuestro contenido en: